Como la mayoría de las cosas de inversión, cada uno tiene su propia opinión sobre cómo construir una cartera de dividendos.

La mayor parte del debate suele centrarse en  cuántas acciones debería poseer  un inversor y  cómo deberían diversificarse sus participaciones en diferentes sectores.

Aunque no hay una respuesta correcta o incorrecta, hay directrices generales que los inversores deben tener en cuenta para evitar tomar riesgos innecesarios con sus carteras de dividendos.

Una cartera diversifica el riesgo

huevo misma cesta

¿Por qué los inversores deberían construir una cartera de dividendos en lugar de invertir completamente en una o dos compañías que realmente les gusten?

Para empezar, invertir implica una enorme cantidad de aleatoriedad y suerte. El mundo cambia constantemente de manera impredecible, por lo que incluso los «mejores» profesionales se equivocan al menos un 40% de las veces.

Si invertimos todo nuestro dinero en una sola empresa, incluso en una con un riesgo aparentemente «bajo», es probable que generemos retornos que son significativamente diferentes del rendimiento del mercado, para bien o para mal.

Muchos inversores no tienen el estómago para este nivel de volatilidad, sobre todo porque hay una serie de eventos inesperados que podrían ocurrir y poner su capital en riesgo de perderse permanentemente.

¿Recuerda a Enron? ¿Y Lehman Brothers? Hacer un todo a una en cualquier compañía puede tener consecuencias desastrosas.

caida lehman brothers

Caída de Lehman Brothers, el 15 de septiembre de 2008

En el otro extremo del espectro, supongamos que se compran acciones de todas las acciones del mercado. Por cada empresa de su cartera que haya recibido malas noticias, es probable que usted posea la misma cantidad de empresas que hayan recibido buenas noticias inesperadas.

En otras palabras, ya no dependería de ninguna acción en particular para impulsar el rendimiento de sus inversiones y los ingresos por dividendos. La cartera podría capear algunas tormentas imprevistas porque estaba diversificada en varias compañías diferentes.

Mientras Estados Unidos siga sobreviviendo y avanzando, no habrá prácticamente ninguna posibilidad de que su cartera experimente una pérdida permanente de capital – el mercado se ha apreciado históricamente durante largos períodos de tiempo y probablemente seguirá haciéndolo.

evolucion S&P 500

El índice Standard & Poor’s 500 también conocido como S&P 500 es uno de los índices bursátiles más importantes de Estados Unidos. Al S&P 500 también se le atribuye ser el índice más representativo de la situación real del mercado.

Obviamente, es poco práctico para un inversor individual comprar acciones de todas las empresas del mercado sin el uso de fondos cotizados (ETF), pero puede comprender las ventajas de poseer más que un par de empresas.

Las carteras construidas adecuadamente pueden contribuir a diversificar el riesgo y a acercarse a nuestros objetivos. La construcción de una cartera de dividendos comienza con la comprensión de los principales factores de riesgo que influyen en los rendimientos y la volatilidad de una cartera.

Factores de riesgo claves a considerar

riesgos

Cuatro de los factores más importantes que influirán en la volatilidad de la rentabilidad de una cartera en relación con la rentabilidad del mercado son:

  • El número de participaciones
  • La correlación entre las participaciones
  • El importe del apalancamiento financiero de cada participación
  • El tamaño de la capitalización de mercado de cada participación.

Cada uno de estos factores de riesgo puede tener un impacto significativo en el rendimiento de la cartera, especialmente durante los tiempos turbulentos.

Los inversores a menudo no son conscientes de que están haciendo una apuesta de factor con sus carteras hasta que funciona en su contra.

Por ejemplo, supongamos que la mitad de la cartera se invierte en acciones de energía de pequeña capitalización con un alto apalancamiento financiero.

Hasta finales de 2014, la cartera probablemente disfrutó de excelentes rendimientos y de una baja volatilidad a medida que los precios y la producción del petróleo aumentaron.

La naturaleza humana sólo atribuye los buenos resultados a nuestra propia habilidad más que a la suerte (Efecto Dunning-Krugger). Sin embargo, esta cartera no fue más que un factor de apuesta por la energía y las condiciones favorables del mercado crediticio.

Una vez que el precio del petróleo se hubiera desplomado y el crédito estuviera cada vez menos disponible para las pequeñas empresas energéticas, esta cartera se habría desplomado.

El objetivo de construir una cartera es diversificar estas apuestas factoriales, que no podemos controlar ni predecir, y centrar nuestros rendimientos en el rendimiento de las empresas individuales.

Factor de riesgo 1: ¿Cuántas acciones debería tener?

Muchos de los mejores profesionales de inversión manejan carteras concentradas. Por ejemplo, Berkshire Hathaway tiene varias participaciones que superan el 10% del valor total de la cartera de acciones. Invierten con convicción detrás de sus mejores ideas.

Como inversionista individual, ciertamente no dispone de los recursos, las conexiones y los conocimientos necesarios de Warren Buffett para manejar responsablemente una cartera concentrada.

warren buffett

Warren Buffet. Se le considera uno de los inversores más exitosos del mundo[3][4] y tiene un patrimonio neto de 88.900 millones de dólares a diciembre de 2019, lo que le convierte en la cuarta persona más rica del mundo.

Por esa razón, es importante repartir las acciones en un rango razonable para evitar disparase en el pie con una apuesta concentrada que se vuelva incontrolable.

Cuantas menos acciones posea, mayor será su cartera que puede desviarse del rendimiento del mercado. Entonces, ¿cuántas acciones que pagan dividendos debería poseer para maximizar los beneficios de la diversificación? Numerosos estudios académicos han intentado responder a esta pregunta durante los últimos 50 años.

La Asociación Americana de Inversionistas Individuales (AAII) escribió un artículo citando que «tener una sola acción en lugar de una cartera perfectamente diversificada aumenta la volatilidad anual en aproximadamente un 30%… Por lo tanto, el inversionista de una sola acción experimentará retornos anuales que promedian un enorme 35% por encima o por debajo del mercado – con algunos años más cerca del mercado y algunos años más lejos del mercado».

El estudio de la AAII continúa diciendo que, como regla general, el riesgo diversificable (es decir, específico de la empresa) se reducirá en las siguientes cantidades:

  • Mantener 25 acciones reduce el riesgo en aproximadamente un 80%.
  • Mantener 100 acciones reduce el riesgo de diversificación en aproximadamente un 90%.
  • El mantenimiento de 400 acciones reduce el riesgo  en aproximadamente un 95%.

A finales de 2014 se publicó un estudio más reciente en un documento titulado «Diversificación de la cartera de acciones»: ¿Cuántas acciones son suficientes? Evidencia de cinco mercados desarrollados».

Los hallazgos más notables fueron que se necesita un mayor número de acciones para diversificar el riesgo durante los períodos en que los mercados están en dificultades financieras – las correlaciones entre las acciones suelen ser las más altas en este tipo de entorno.

Dentro de los EE.UU., los investigadores concluyeron que, para tener la confianza de reducir el 90% del riesgo diversificable el 90% del tiempo, el número de acciones necesarias en promedio es de alrededor de 55. Sin embargo, en tiempos de crisis, puede aumentar a más de 110 acciones.

Sólo a partir de estos dos estudios, parecería responsable poseer entre 25 y 100 acciones. Sin embargo, además de las matemáticas que hay detrás de la diversificación, los inversores también deberían considerar factores exclusivos de su situación financiera personal: el tamaño de su cartera, la voluntad de dedicar tiempo a la investigación, los costos de negociación y más.

Cuanto más pequeña sea la cartera, mayor será el impacto que los costes de operación tendrán en los rendimientos totales. Los inversores con cuentas pequeñas deberían considerar la compra de ETFs de dividendos en lugar de acciones individuales para ahorrar costes de operación y lograr una diversificación inmediata.

Cuantas más posiciones posea, menos tiempo de investigación tendrá que dedicar a conocer realmente bien sus empresas.

Aunque es muy subjetivo, el tener entre 20 y 60 acciones proporciona un equilibrio razonable entre la necesidad de diversificación, el deseo de mantener los costos de operación bajos y una cantidad limitada de tiempo de investigación para dedicar al mantenimiento de una cartera.

Centrarse en valores de mayor calidad con una gama más reducida de posibles resultados puede ayudar a reducir las sorpresas y el riesgo para respaldar una cartera más concentrada (es decir, con cerca de 20 empresas), mientras que una cartera llena de valores de mayor riesgo podría optar por una mayor diversificación con cerca de 60 participaciones.

También es preferible que el peso de las posiciones sea aproximadamente el mismo, ya que es muy difícil saber cuáles son las participaciones que tendrán el mejor rendimiento a largo plazo.

Al final del día, cada inversor tiene una opinión única sobre cuánta diversificación es «suficiente» y cuánto riesgo está dispuesto a asumir.

Una vez que haya establecido un número ideal de participaciones para poseer, es mejor que pondere equitativamente las posiciones. Es muy difícil saber qué acciones pasarán a ser las mejores a largo plazo.

Factor de riesgo 2: Diversificación del sector

diversificar sector

Si bien la posesión de un mayor número de acciones puede proporcionar beneficios de diversificación, muchos inversores siguen teniendo carteras poco diversificadas porque se sienten atraídos por determinados tipos de acciones (por ejemplo, productos de consumo con marcas conocidas) o por las «reglas» de inversión (por ejemplo, sólo compran acciones con una relación precio-beneficio inferior a 12 veces).

Desafortunadamente, el hecho de poseer una serie de acciones con características similares no proporciona una diversificación adecuada.

Esto se debe a que las acciones de sectores similares suelen ser sensibles a los mismos factores y se mueven juntas en el mercado (es decir, están muy correlacionadas).

Si un factor compartido, como los tipos de interés o el precio del petróleo, resulta desfavorable, la cartera podría tener un rendimiento significativamente inferior al del mercado.

La selección de valores de diferentes sectores e industrias ayuda a diversificar este riesgo, ya que cuando algunos sectores están en dificultades, es probable que a otros les vaya bien.

El siguiente gráfico circular muestra el desglose sectorial del S&P 500. Se puede ver que sólo un sector representa más del 20% del mercado total (Tecnologías de la Información).

   ✏️  Recomendación: No inverta  más del 25% de mi cartera en un solo sector, e intente tener en su cartera empresas con poco solapamiento en sus operaciones reales.

diversificacion sp500

La diversificación del sector es importante porque nunca se sabe qué áreas del mercado pueden entrar o quedar en su favor.

Sin embargo, la diversificación del sector no debe hacerse a expensas de la violación de los principios de valoración o de la extensión fuera de su círculo de competencia.

El hecho de que los productos de primera necesidad representen aproximadamente el 7% del S&P 500 no significa que se deban comprar acciones en ese sector si no se puede encontrar una que tenga un precio atractivo.

Igualmente importante es que no debe diversificarse en un sector o industria que esté fuera de su zona de confort.

Por ejemplo, muchos inversores conservadores siguen infraponderando el sector tecnológico porque su ritmo de cambio es demasiado rápido. Tratar de predecir qué compañías tecnológicas seguirán siendo relevantes dentro de cinco años puede ser un desafío.

La idea es que debe ser intencional con su diversificación a través de los sectores y modelos de negocio, pero no es necesario que juegue en todas direcciones. Limítese a las áreas del mercado con las que se sienta cómodo y utilice el sentido común cuando busque diversificar.

Factor de riesgo 3: Apalancamiento financiero

El apalancamiento financiero amplifica los rendimientos recibidos por los titulares de acciones y es uno de los factores clave que hay que tener en cuenta a la hora de buscar acciones seguras. Cuanto más deuda tiene una empresa, más puede fluctuar el precio de la acción en función de las condiciones del negocio.

Por ello, las empresas con grandes cargas de deuda y modelos de negocio más cíclicos suelen tener acciones más volátiles.

Si los tipos de interés suben significativamente y las condiciones de crédito se estrechan, algunas de las empresas de menor calidad y altamente apalancadas podrían tener problemas.

Cuando se construye una cartera, es importante ser consciente de la calidad crediticia general de sus participaciones.

Para la mayoría de los tipos de empresas, es preferible ver una relación deuda-capital no superior al 50%, una generación de flujo de caja libre saludable, fuertes ratios de cobertura y una calificación crediticia de grado de inversión.

Factor de riesgo 4: El tamaño importa

Históricamente hablando, las compañías con pequeñas capitalizaciones de mercado han exhibido una mayor volatilidad en el precio de las acciones que las compañías de gran capitalización.

Cuanto más grande es la empresa, más compradores y vendedores hay para negociar las acciones de ida y vuelta. La disponibilidad de compradores y vendedores se conoce como liquidez.

Cuando se introduce una orden de compra o venta de acciones de Coca-Cola, alguien tiene que estar al otro lado de la operación y aceptar el precio que se pide para que la operación se ejecute.

Las empresas de pequeña capitalización (acciones con capitalización de mercado inferior a 2.000 millones de dólares) pueden tener mucha menos liquidez que las empresas de gran capitalización.

Con menos compradores y vendedores, no siempre es tan fácil entrar y salir de las posiciones y el margen entre el precio que un vendedor está pidiendo y el precio que un comprador está dispuesto a pagar puede llegar a ser muy amplio.

Con menos liquidez en las operaciones, las acciones de pequeña capitalización pueden tener un rendimiento significativamente superior o inferior al de las acciones de gran capitalización en diferentes entornos de mercado.

Las acciones de pequeña capitalización también son más volátiles porque sus negocios suelen estar menos diversificados que los de gran capitalización.

Como se verá más adelante, desde 1989 el Russell 2000, que contiene principalmente acciones de pequeña capitalización, ha mostrado una volatilidad significativamente mayor (desviación estándar) que el Dow Jones y el S&P 500.

Es de esperar entonces que su cartera también experimente una mayor volatilidad si está compuesta principalmente por valores de pequeña capitalización.

Factor de Riesgo 5: Volatilidad de precios y horizonte temporal

Además de los cuatro factores de riesgo mencionados anteriormente, los inversores deben comprender la beta (volatilidad de los precios) y aprovechar sus períodos de tenencia a largo plazo para mejorar sus carteras de dividendos.

El valor beta mide la volatilidad del precio de una acción en relación con el mercado. Por definición, el mercado tiene una beta de 1,0, y las acciones individuales se clasifican según cuánto se desvían del mercado.

Una acción que oscila más que el mercado a lo largo del tiempo tiene una beta superior a 1,0. Si una acción se ha movido menos que el mercado, la beta de la acción es inferior a 1.0.

La beta de una acción está determinada en gran medida por algunos de los factores de riesgo mencionados anteriormente. Las empresas más pequeñas con grandes cantidades de apalancamiento financiero y modelos de negocio menos predecibles tendrán normalmente betas más altas.

Mientras que la beta es retrospectiva (es decir, una acción con una baja volatilidad de precio históricamente no tendrá necesariamente una baja volatilidad en el futuro), sigue siendo útil para que los inversores lo entiendan, ya que cada uno de nosotros tenemos diferentes tolerancias de riesgo y tendencias emocionales.

Una cartera llena de acciones con valores beta superiores a 1,0 probablemente subirá y bajará mucho más que una cartera llena de acciones de baja beta.

Es importante destacar que la beta se basa en la volatilidad de precios relativamente a corto plazo e ignora los fundamentos empresariales subyacentes.

En otras palabras, para los inversores de dividendos a largo plazo, una beta alta o baja no indica si una inversión tendrá éxito o no en los próximos cinco años.

Como inversores individuales, una de nuestras mayores ventajas es poder mantener las acciones durante períodos de tiempo mucho más largos para que sus fuertes fundamentos subyacentes se reflejen finalmente en el precio de la acción.

A medida que construya la cartera, recuerde que está corriendo un maratón, no un sprint.

Por lo general, es mejor tener acciones de calidad, de un negocio en crecimiento que se negocia a un precio razonable, que permanecer al margen tratando de cronometrar el mercado o jugar el juego de las ganancias trimestrales. Deje que su largo horizonte de tiempo trabaje para ti.

Conclusiones

Construir una cartera de dividendos es en parte un arte y en parte una ciencia. La construcción de una cartera óptima depende en gran medida de los objetivos de cada persona, la tolerancia al riesgo y el capital disponible.

Comprender los factores de riesgo clave que influyen en los rendimientos y en la volatilidad de una cartera puede ayudarnos a evitar asumir un riesgo innecesario.

Vale la pena recordar las siguientes pautas de gestión de riesgos:

  • Dependiendo del tamaño de la cartera y de las limitaciones de tiempo de investigación, poseer entre 20 y 60 acciones con igual ponderación parece razonable para la mayoría de los inversores.
  • Los valores deben estar diversificados en diferentes sectores e industrias, sin que ningún sector constituya más del 25% del valor de una cartera.
  • Las acciones de pequeña capitalización son más volátiles que las de gran capitalización.
  • Las acciones con un alto apalancamiento financiero son más volátiles y crean un mayor riesgo para los accionistas.
  • El índice beta de una acción te dice cuán volátil ha sido la acción en relación con el mercado.
  • Invertir con un horizonte de tiempo medido en meses o trimestres es especular.

Teniendo en cuenta los factores anteriores, debe revisar sus objetivos personales. ¿Está usted cerca de jubilarse y busca crear un flujo seguro y constante de ingresos para vivir?

¿Está invirtiendo para sus nietos, buscando un mayor equilibrio entre los ingresos y la apreciación del capital a largo plazo?

¿Cuál es su tolerancia al riesgo? ¿Cuánto tiempo está dispuesto a comprometerse para mantenerse al día con su cartera?

Responder a estas preguntas influirá en el número de acciones de dividendo que elija comprar y las características de cada acción (rendimiento de los dividendos, volatilidad de los precios, puntuación de seguridad de los dividendos, etc.).